¿Frogger en la Nintendo NES?

maxresdefault-1

Para hallar el origen de Frogger debemos remontamos diez años atrás en el tiempo y viajar hasta la Universidad de Washington, donde el departamento de Psicología realizaba estudios sobre la memoria humana a corto plazo con una computadora IMLAC PDS-1 y un juego llamado Freeway.

Años más tarde Konami recogió el concepto de Freeway y creó Highway Crossing Frog, cuyo título sería acortado posteriormente a Frogger, una aventura que es considerada como uno de los videojuegos clásicos más importantes debido a la novedad de su temática y a su sistema de juego.

El objetivo de Frogger es sencillo, debemos ayudar a una rana a llegar a su hogar superando un montón de peligros antes de que el tiempo establecido llegue a su fin. La rana comienza el juego en la parte inferior de la pantalla y el primer obstáculo que nos encontramos es una carretera que cruza horizontalmente el monitor y por la que constantemente transitan, de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, diferentes tipos de vehículos a motor, desde coches hasta tractores o camiones.

Una vez que nuestra rana supere este obstáculo, disfrutaremos de un espacio en mitad del monitor en el que estaremos a salvo…, pero aún nos quedará por superar un río surcado por troncos que navegan a diferentes velocidades, tortugas que se hunden en el agua y cocodrilos que pretenden zampamos como aperitivo. Al final del río se encuentran cinco refugios, a cada uno de los cuales debemos llevar una rana para superar un nivel.

El motivo de que este título triunfara en las salas recreativas es lo divertido y adictivo que resulta, y la causa principal de esa adicción es la sobresaliente jugabilidad de Frogger, ya que únicamente necesitamos un mando para su control, nada de botones. Esto no significa que el resto de los apartados técnicos estén descuidados, de hecho, los gráficos son más que notorios, sobre todo gracias a la variedad de vehículos y la cantidad de elementos diferentes que aparecen en la pantalla, así como su colorido.

Pero si hay algo característico en Frogger es sin duda su sonido, en el que encontramos unas melodías muy divertidas, como la del comienzo del juego, sacada de una canción infantil japonesa titulada Inu No Omawarisan (El perro del policía), además de tener unos efectos sonoros brillantes entre los que hay que mencionar el croar de nuestra rana. Frogger es, sin duda alguna, una de las recreativas más importantes, influyentes y divertidas de la historia.

Frogger
Fecha de creación: 1981
Desarrollador: Konami
Distribuidores: Sega/Gremlin
Género: Rana en apuros
Plataforma: Arcade
Visto en: NESMini